lunes, 21 de marzo de 2011

¿Y en mayo qué?

Hace ya cinco meses que el alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, pronunció una serie de comentarios sexistas dedicados a la recién nombrada ministra de Sanidad, Leire Pajín. De boca del regidor vallisoletano  se pudieron oír declaraciones tan disparatadas como que “es una chica preparadísima, hábil y discreta que va a repartir condones a diestro y siniestro por donde quiera que vaya”, “que va a ser la alegría de la huerta” o que “cada vez que veo esa cara y esos morritos, pienso lo mismo, pero no lo voy a decir.” Estas “alabanzas” a pesar de no ser un tema de estricta actualidad llamaron enormemente mi atención y me ha parecido imperdonable no comentarlas aquí.
Las críticas no se hicieron esperar, ni siquiera por parte de miembros de su mismo partido. El PSOE llegó a exigir su dimisión sin ningún resultado y algunas mujeres destacadas en el mundo de la política se manifestaron contra esta provocación machista calificando las declaraciones de “misóginas”, “lamentables” y en definitiva “una grosería impresentable”.
Estas “desacertadas” declaraciones (por suavizar la expresión) no son ni mucho menos las primeras que causan revuelo nacional ya que incluso el mismo ha admitido tener un “problema” de “incontinencia verbal” que ha podido enfrentarlo con dirigentes hasta de su propio partido (EL PAÍS y EL MUNDO dedican varios artículos a este asunto).

Lo que más me llama la atención es que este “personaje” no solamente lleva en el poder desde el año 1995 sino que el pasado mes de enero fue designado, otra vez, como nuevo candidato a la alcaldía de Valladolid por el PP. El político ha mostrado en diversas ocasiones su total seguridad de que volverá a ganar en las elecciones de mayo, lo que supondría su sexta victoria electoral y el inicio de su quinto mandato como alcalde. En este punto yo me pregunto, ¿es posible que un político de tal alto nivel jerárquico titulado en medicina (y teóricamente libre de prejuicios sexistas) tenga tal falta de juicio como para hacer públicas tan ofensivas declaraciones? Y lo que es más, ¿es que nadie va a hacer nada por evitar que este señor siga desempeñando un puesto con semejante responsabilidad? ¿Ni siquiera el pueblo vallisoletano con sus votos?
________________________________________________
Y ahora, cambiando de tema y para despedirme con buen sabor de boca, por ser el Día Internacional de la Poesía, os dejo un pequeño fragmento de un poema de Gioconda Belli (Reglas del juego para los hombres que quieren amar a mujeres).










XI.


El amor de mi hombre
no querrá rotularme o etiquetarme,  
me dará aire, espacio,
alimento para crecer y ser mejor,
como una Revolución
que hace de cada día
el comienzo de una nueva victoria.
(podeis encontrar el poema completo haciendo Click, os lo recomiendo)

¡FELIZ PRIMAVERA!

1 comentario:

  1. Por qué no se me ha hecho saber de la existencia de este maravilloso blog violeta?

    ResponderEliminar